“España es una nación histórica hasta que en 1812 pasa a ser Nación política.” Texto de Emmanuel Martínez Alcocer @Filomat_ ¿QUÉ ES LA NACIÓN?

Como recordará quien lea estas líneas, hace unas semanas, en plena campaña por las presidenciales del PSOE, Patxi López preguntaba a Pedro Sánchez si sabía qué era una nación. La respuesta del ahora dirigente del Partido Socialista fue tan ridícula que nos negamos a reproducirla, pero es una muestra del nivel, del fango intelectual, con el que se maneja nuestra clase política. Aunque sus votantes no están mucho mejor.

Así pues, ¿qué es una nación? Esta es una pregunta dificilísima, así que iremos paso a paso.

En primer lugar habría que decir que nación viene del latín nascor, nacer. Eso ya nos da una pista de qué estamos hablando, pero no es suficiente. Requerimos de una clasificación más amplia, una explicación que, por supuesto, nos ayude también a entender qué es una nación históricamente.

Usando un lenguaje biológico podríamos decir que la Idea de Nación –pues estamos hablando de una Idea filosófica (que por tanto requiere de la intervención de múltiples categorías científicas y prácticas y hechos previos)– es divisible en tres géneros con cuatro especies. En primer lugar habría que hablar de nación en el sentido biológico o zoológico (y etimológico), o sea, la nación como nacimiento de algo. Que se dividiría en nación como nacimiento de una parte de un organismo, por ejemplo el nacimiento de un diente de ese ser humano (primera especie), y en nación como naciones grupales (segunda especie).

En segundo lugar hay que hablar de la nación en sentido étnico. Aquí la nación tiene un sentido antropológico y refiere al lugar donde se nace, a la región o a la etnia en la que los sujetos nacen y crecen. Pero esto implica que la definición de éste tipo de nación debe establecerse o delimitarse desde la plataforma de las sociedades políticas. Así pues hablaríamos de naciones étnicas periféricas (tercera especie): aquellos grupos o estirpes marginales o periféricos, esto eso, no plenamente integradas, en la república o en el imperio que se toma de referencia –como las naciones bárbaras de tiempos del imperio romano–; en naciones integradas (cuarta especie): aquellas que están integradas o incluidas en una sociedad política –por ejemplo un reino o un Estado–; y por último las naciones históricas (quinta especie). La nación étnica histórica no es una Nación política en sentido estricto, pero es una nación percibida como nación étnica-cultural unida. Dicho de otra forma, es una sociedad política (un Estado) que es resultante histórico de la confluencia de diversas naciones o pueblos que han logrado configurar una cultura, un idioma, unas costumbres, en general un cúmulo morfodinámico de instituciones bien definidas –y esto es muy importante– ante terceras sociedades políticas, reinos o imperios. Pero a pesar de ello no es plenamente una Nación formal política, aunque materialmente pueda superponerse o conmensurarse con el contorno de alguna sociedad política –reino o imperio–. Por ejemplo, España es una nación histórica hasta que en 1812 pasa a ser Nación política.

En último lugar, como último género, tenemos que hablar de las Naciones políticas. Estas naciones –que son las naciones canónicas pues aunque no sean temporalmente las primeras, sino más bien las últimas, son la referencia para definir las demás– son producto de una racionalización semejante a la racionalización científica, pero aplicada a la sociedad política (holización). Son las naciones que cristalizan en la época moderna en el contexto de la constitución de los Estados que surgen del Antiguo Régimen, a partir de las revoluciones entre finales del XVIIII y principios del XIX (americana, francesa y española). Son las naciones que se han configurado a escala de tales Estados modernos. En ellas hay hombres libres, ciudadanos, no súbditos (como pasa en las naciones históricas). Por eso la forma típica de las Naciones modernas es la república o las monarquías constitucionales, y, como decíamos, se despliega en la Nación canónica (sexta especie): las naciones modernas, procedentes de Estados del Antiguo Régimen; y en naciones fraccionarias (séptima especie), esto es, supuestas naciones étnicas que pretenden ser reconocidas como sociedades políticas dentro de otras sociedades políticas ya existentes y fraccionar la Nación política madre a la que pertenecen. El País Vasco o Cataluña, en caso de que se secesionasen (que no independizasen) serían naciones fraccionarias.

Todos estos géneros y especies constituyen la Idea de Nación.

Anuncios

Autor: carmenalvarezvela

Inconformista por naturaleza. No me resigno a casi nada a no ser que sea irremediable. Defiendo la libertad y la unidad de España. "El peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada", Emmanuel M. Alcocer. Estudié Derecho y me gano la vida haciendo números.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s