Selfies obscenos. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

“… ¿qué clase de mierda han inoculado en la mente de estos ciudadanos (por llamarlos de alguna manera) catalanes, para que se empujen por retratarse junto a un secuestrador, dirigente de una banda de asesinos que jamás ha mostrado el menor arrepentimiento?”

Hago esfuerzos por entender ciertos mecanismos mentales que inspiran al nacionalismo. Los sentimientos, el engaño continuado por parte de fuentes gubernamentales que deberían ser fiables, la inoperancia del otro bando, la ilusión, la crisis, los recortes, e incluso la convicción sincera y hasta idealista de que la independencia de Cataluña será la panacea… Puedo llegar a entender, aunque no lo comparta, que un buen número de personas, empujada de buena fe por todos o por una mezcla de algunos de estos elementos, se quiera lanzar a una aventura para ellos ilusionante, para mí insensata.

Pero hay un punto que ni puedo ni quiero comprender, ni aceptar serenamente. He visto, con ocasión de la última Diada, a bastantes personas haciéndose selfies con Arnaldo Otegi, que por los buenos oficios de los organizadores se convirtió en invitado estrella de la celebración en la ciudad en la que ETA cometió la mayor de sus masacres, dirigida además a civiles absolutamente indefensos.

Ya es miserable que un terrorista con la condena cumplida como tal, es decir, sin el beneficio de la presunción, sea convertido por unos políticos irresponsables en protagonista de las mayores muestras de apoyo al proceso separatista. De esos políticos podemos esperar últimamente lo peor, en su desenfrenada carrera hacia el abismo. Pero la gente, la ciudadanía… Sin medias tintas: ¿qué clase de mierda han inoculado en la mente de estos ciudadanos (por llamarlos de alguna manera) catalanes, para que se empujen por retratarse junto a un secuestrador, dirigente de una banda de asesinos que jamás ha mostrado el menor arrepentimiento?

Solo hay un factor que pueda explicarlo: el odio. El odio a un enemigo común que es España y son los españoles. Un odio cuidadosamente cultivado durante lustros y que ha carcomido hasta los cimientos de la conciencia y de la moral de toda una serie de gente. No he sido capaz de leer ni una sola muestra de rechazo hacia la presencia de este siniestro personaje como adalid del proceso separatista y del referéndum. Es la viva representación de aquello de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Dicho de otro modo, si Jack el Destripador apoyase el proceso, se convertiría en protagonista de programas televisivos y sería aclamado por las calles de Barcelona. Del mismo modo que viejos amigos de Cataluña, simbólicos incluso, pasan a ser denigrados si osan criticar el proceso o sus formas. Qué digo amigos de Cataluña: incluso catalanes de pro han sido denostados y repudiados. Pero aparece el terrorista y se retratan con él. ¿Qué demonios explicarán a sus hijos o nietos cuando les pregunten quién ese ese señor que está con la abuelita en la foto? ¿Un luchador por la libertad en una España que lleva 40 años siendo una democracia? ¿O simplemente un amigo de Cataluña? Ya lo dijo un tal Strubell hace un tiempo en twitter: ¿realmente importaría sin quien nos condujese a la independencia fuese un criminal? Lo esencial es el objetivo: esa independencia que todo lo purifica y legitima.

Asco. Asco es lo único que puedo sentir hacia esa gente, esa gentuza. Ya ni siquiera pena por ellos, mentes podridas y perdidas para el bien. Pero sí pena por la sociedad que han contribuido a construir y de la que esos comparsas del terrorista sonriente son los más depurados ejemplares. Háganse a partir de ellos una idea de cómo sería el nuevo país.

Anuncios

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

1 comentario en “Selfies obscenos. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s